EL CAMBIO EN LA EDUCACIÓN ES UN TSUNAMI​
CÁTEDRA EMPRESA Y PENSAMIENTO

Antonio Vázquez Vega

EL CAMBIO EN LA EDUCACIÓN ES UN TSUNAMI

Asistimos a profundos cambios en nuestra sociedad y en múltiples sectores empresariales. Yo procuraré fijarme en la educación y la gestión del conocimiento para hacer una aproximación tanto a lo que está pasando y en la medida en que sea posible tratar de hacer una proyección de cómo será en un futuro.
El cambio del sector de la educación ha sido exponencial. Posiblemente ha cambiado más durante el 2020 que en los tres últimos siglos. Si hasta ahora los cambios más profundos es que habían saltado por los aíres las variables de espacio y tiempo, en el momento presente lo que ha saltado por los aíres es la forma de acceder al conocimiento. Hasta ahora yo asistía a clases para aprender de un maestro cosas que solo podían enseñarme él. Ahora la tecnología permite que pueda acceder a miles de maestros y contenidos de alta calidad y muchos de forma gratuita.
El segundo cambio tiene que ver con la metodología, en la medida que las entidades educativas están entendiendo que no consiste en aplicar tecnología a modelos tradicionales (facilitar videoconferencias a los profesores) sino en un proceso de modelos digitales de aprendizaje, algo bien distinto.
Pero el cambio más profundo no es el que se está produciendo en nuestras instituciones educativas sino en nuestros alumnos, en nuestros usuarios o clientes. Nuestros alumnos ya no quieren gastar horas para tener que desplazarse a un aula (ahora lo aprenden desde el ordenador de su cuarto) y quieren pagar menos de lo que pagaban antes por los cursos que toman. El alumno de hoy prefiere ver películas de 35 minutos, ha nacido en la generación del menú, valora más lo emocional que lo racional, ve más video que lee, y maneja la tecnología bastante mejor que la mayoría de sus profesores.
Podríamos continuar revisando muchos aspectos de estos cambios, tratados sin duda en muchos artículos. Es más interesante intentar hacer el ejercicio, siempre atrevido, de intuir cómo será el sector en el futuro.
Evidentemente la educación en un futuro será un on line. Esta realidad es una evidencia que ya no va a cambiar. Ha llegado para quedarse como llegó el móvil, Google o Amazon o llegarán los coches eléctricos. Son tantas las ventajas de la formación on line que llevaría un largo ensayo el tratarlas, aunque de por si son bastante evidentes.
Con lo on line aparece al tiempo las plataformas. Todos entendemos Uber, Airbn o Amazon. El concepto de la economía colaborativa se está aplicando a todos los sectores. También a la educación. La formación en el futuro serán grandes plataformas en las que los usuarios diseñaran sus propios itinerarios de formación y las piezas para formar esos itinerarios serán ofrecidas por sistemas inteligentes que te ofrecer la mejor píldora para aprender un concepto. En realidad cualquiera persona podrá contribuir a la desarrollo de esas píldoras. En ese nuevo escenario el rol del profesor solo cobra sentido en la medidas que aporta un nuevo valor bien sean porque genera un nuevo conocimiento (investigación) bien porque estructura los ya existentes de forma que genera un nuevo elemento de conocimiento.
En panorama educativo observaremos la irrupción de un nuevo actor: las empresas. Son las que demandan talento, conocimiento, pero van más rápido que las entidades educativas. Han acelerado el paso. Las empresas están creando sus propios itinerarios de conocimiento aplicado a sus necesidades. Es así como surgen las certificaciones empresariales. Empezaron en el sector tecnológico pero ahora se han extendido a otros muchos sectores como el financiero, capital humano, industrial…
En este nuevo escenario podemos concluir que el conocimiento se está convirtiendo de alguna manera en un commodity. Ya no es tan determinante como lo era antes. Ya no se trata de acumular conocimiento (accesible en cualquier momento) . El tener deja paso al ser. Ya no se contrata a las personas por lo que tienen (conocimiento) sino por como son, por como utilizan ese conocimiento, como utilizas lo que sabes o adquieres lo que no sabes. La forma es que lo encuentras, la usas de una forma y en un tiempo determinado (competencias) conforman el talento.
Esta realidad abre una puerta apasionante que la gente joven viene reclamando y que tiene que ver con la nueva función de la entidad educativa. Educar es acompañar a conocer la realidad que supone ni imponerla (ideología) ni dejar que se conozca solo (anarquía del conocimiento).
Hasta ahora en ese proceso de conocer la realidad nos hemos centrado en lo técnico, en lo profesional, en mostrar la realidad. En el centro estaba el conocimiento. Pero nos hemos olvidado del verbo que es “acompañar”. Acompañar implica poner en el centro a la persona en el centro. A la persona y su proceso, es decir, su crecimiento.
En toda persona hay tres planos: el personal (individuo) reputacional (relación con los demás) y profesional. Hasta ahora todo el foco ha estado en el tercero de los planos. En muchos casos, en el proceso educativo no se han tenido en cuenta los otros elementos. La educación de futuro solo tendrá valor en la medida en que ayudemos a crecer en las relaciones y en desarrollo personal. Acompañar es ayudar a crecer en los tres planos.
El tercero de los planos, el técnico, será siendo necesario, pero en el momento presente es el más fácil de adquirir para todo el mundo. El segundo, reputacional, es algo más complejo. Tener reputación no consiste en miles de seguidores en las redes sociales. Actualmente la tendencia en internet es valorar los contenidos, más cuanto más genuinos y propios sean. Los algoritmos se desarrollan en esa dirección. Pues a las personas pasa un poco lo mismo: se nos va a valorar en la medida en que aportamos valor. La cuestión será ir definiendo que son esas cosas que aportan valor: desde una buena foto, frases pensadas y bien escritas, o un networking seleccionado y cuidado. Hablamos mucho de marca personal, concepto que ha tomado mucha fuerza. Pero para poder tener una marca antes debo definir quién soy, como quiero ser reconocido por los demás, que puedo aportar al mundo y los elementos que refuerzan ese mensaje ( una buena publicación…)
La cuestión será como las entidades educativas acompañamos en ese proceso de crecimiento relacional y este es un aspecto donde veremos muchas cosas nuevas: desde potenciar la internacionalización de mis alumnos, hasta facilitar los cauces para sus publicaciones, hasta proponer retos colaborativos.
El tercero de los planos, el personal, sin duda es el más importante y donde las entidades educativas tenemos el reto más importante y donde sin duda habrá más progreso. De la misma forma que cualquier empresa tiene un plan estratégico, nuestros alumnos deben aprender a hacer un plan estratégico personal y debemos facilitar las herramientas para que lo puedan desarrollar. De igual forma, las humanidades recobraran una importancia vital. Saber robótica será importante, pero más aún conocer como es el hombre, pues la principal función directiva será del de dirigir personas.
Esos son los nuevos retos de nuestro tiempo en la educación, y muchos más que llegará sin duda.

Autor: Antonio Vázquez Vega / Autor

Etiquetas: #EDUCACIÓN,#ELEARNING, #CAPITAL HUMANO,#TRANSFORMACIÓNEMPRESA, #PENSAMIENTO

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
error: Content is protected !!